Bloghouse, family, architecture-3084036.jpg

Consejos para extender la vida de las puertas automáticas de garaje

Las puertas automáticas nos ofrecen seguridad, comodidad, nos permiten ahorrar tiempo y por supuesto, no podemos olvidar el toque de modernidad que le aportan a nuestro hogar o negocio.

Sin embargo, para lograr que su funcionamiento sea perfecto, el mantenimiento preventivo no puede dejarse de lado, y si bien lo más adecuado es que se realice por profesionales, también podemos ponernos manos a la obra y alargar la vida útil de las puertas automáticas de garaje por nuestra cuenta.

¿Por qué el mantenimiento de las puertas automáticas de garaje es tan importante?

Primero debemos tener en cuenta que las puertas de garaje se encuentran expuestas a condiciones ambientales bastante exigentes, impactos y otras situaciones que a mediano o largo plazo pueden comenzar a deteriorarlas y ocasionar problemas en su funcionamiento.

Es precisamente por ello que es fundamental llevar a cabo mantenimiento de forma periódica, de esta forma reducimos la posibilidad de que se presenten fallas en el funcionamiento del motor, por ejemplo.

Sin embargo, no todas las puertas son iguales; por ejemplo, podemos encontrar numerosos tipos de puertas en Metálicas Miera, una empresa con años de experiencia en el mercado y que brinda algunas de las mejores opciones disponibles: puertas batientes, de corredera, basculantes, etc.

Cada una de ellas tiene sus ventajas, pero al mismo tiempo difieren en componentes y mecanismos, por lo que el mantenimiento y su frecuencia dependerá de un modelo a otro.

¿Qué tan frecuente debe ser el mantenimiento de las puertas de garaje automáticas?

Por poner un ejemplo, una puerta de uso residencial, donde se tienen menos de 5 coches, amerita mantenimiento al menos cada 12 meses. Mientras que una donde se usen más de 100 vehículos –de uso comercial– deberá recibir mantenimiento de forma mensual.

Este tipo de puertas cuenta con sistemas eléctricos que requieren de un tratamiento frecuente y riguroso, por suerte, la mayoría de las empresas que se dedican a instalar puertas automáticas, también cuenta con el personal calificado para corregir todos los problemas que se pueden presentar.

Consejos para el mantenimiento de las puertas de garaje automáticas

El funcionamiento correcto de las puertas de garaje automáticas se encuentra muy relacionado al mantenimiento que realicemos, es precisamente por ello que seguir estos consejos es fundamental:

Funcionamiento del motor

En cualquier circunstancia, un motor en perfecto estado destaca por su potencia, en este contexto, el motor debe soportar y desplazar el peso de las puertas de garaje sin inconvenientes. De igual forma, debe ser lo suficientemente silencioso para que no sea molesto, y tan suave como para evitar provocar daños en la puerta.

En caso de que notemos que alguna de estas características no funciona correctamente, debido a la complejidad del motor, lo ideal es ponerse en contacto con el fabricante y dejar esta parte del mantenimiento a los profesionales.

Evita la humedad del motor

En casos de lluvia, es posible que se encuentren puntos en los que el agua pueda ingresar hacia al motor, esto provocará humedad, la cuál con el tiempo creará corrosión, la cuál causará problemas en los cuadros de maniobra, las fotocélulas y por supuesto, en todas las uniones.

Recuerda prevenir de cualquier forma que esto ocurra, ya sea sellando las posibles entradas o creando una cubierta protectora que aisla al motor de la intemperie.

Protege los mecanismos y cables

Los insectos y roedores pueden ser un poco traviesos y sentir atracción por los cables, debido a que estos les proporcionará el calor que necesitan en las noches frías.

Por norma general, comerán el recubrimiento aislante, lo que podría afectar el funcionamiento del motor, y en el peor de los casos, se creen cortos. Lo ideal es echar un vistazo periodico al sistema eléctrico y cerrar los espacios por donde se pueda ingresar al funcionamiento del motor.

Mantén limpia la puerta y sus alrededores

El polvo y la suciedad pueden alojarse con mucha facilidad en las bisagras y en el propio rodamiento de las puertas de garaje, por lo que en caso de no limpiarse con cierta frecuencia, esto podría empezar a ocasionar inconvenientes en el funcionamiento de la misma.

Una limpieza cada cierto tiempo y un poco de lubricación las partes móviles, sin duda nos garantizará que la vida de nuestra puerda de garaje automática sea mucho mayor a lo que esperamos.

Deja una respuesta